Soñamos con un nuevo día, cuando el nuevo día no llega. Soñamos con una batalla, cuando ya estamos luchando.
~El club de los poetas muertos.

domingo, 26 de abril de 2015

"Se desea lo que no se debe tener, se quiere lo que sabes que tienes"

Las personas son como la nieve: caen en silencio; algunos copos se hacen fuertes al llegar al suelo, pero se dejan pisar hasta convertirse en el agua que volverá a ser nieve algún día, o por el contrario, en una placa de frío hielo.Luego están los otros copos, los cobardes, los que se convierten en agua antes siquiera de intentar luchar por ser nieve al alcanzar el suelo.

Aquellas personas que son como los primeros copos, los luchadores, que a pesar de todo lo que puedan sufrir siguen adelante; son los que no se rinden hasta que no pueden más. Las personas que son como los pequeños copos cobardes son las que prefieren el egoísmo y la huida fácil; para ellos el sufrimiento es de débiles por una simple razón: no son capaces de soportar el sufrimiento.
Entonces dime, ¿quién es mas débil? ¿El que lucha por ser feliz con todos los peros, o el que se cree feliz por no sufrir?
En la vida todo lo bueno implica algo malo, como por ejemplo una gran tarrina de chocolate: te mueres por tomarla pero sabes que el azúcar que contiene puede picarte los dientes. Aquellos que son luchadores serían capaces de decidir si deben o no tomarla, sabiendo que si aguantan las ganas de tomarlo, se ahorrarán un dolor de muelas; al fin y al cabo, tan solo es un poco de chocolate y pueden sobrevivir sin él. Mientras que los cobardes, los egoístas, lo tomarían sin pensar siquiera en las consecuencias, porque para ellos el sufrimiento no tiene cabida en sus vidas y no son capaces de renunciar al placer aunque esa renuncia conlleve la verdadera felicidad.
Hace ya bastante tiempo, mi madre me dijo algo que nunca he olvidado:
"Se desea lo que no se debe tener, se quiere lo que sabes que tienes"

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada