Soñamos con un nuevo día, cuando el nuevo día no llega. Soñamos con una batalla, cuando ya estamos luchando.
~El club de los poetas muertos.

lunes, 6 de enero de 2014

Vacío.

Ultimamente siento que estoy cayendo de nuevo en el pozo sin fondo en el que estaba hasta hace poco tiempo. Siento que no sé qué hacer para que la sonrisa que había vuelto a formar parte de mí, no desaparezca. Me gustaría que todo fuera genial, ser capaz de creer lo que mis ojos ven...

Pero ya no me fio de nada, ni de nadie.

Y no es porque me hayan fallado ni chorradas de esas que siempre utiliza la gente como excusa para justificar sus rechazos. No soy capaz de tener esperanza porque he comprobado que tenerla sólo hace más daño.

Crees que todo va bien, no sólo porque lo veas, sino porque te repiten hasta la saciedad que no pasa nada malo. Que todo va a mejorar.

Y de repente, ¡bum!

Desaparece ese velo que se había formado sobre tus ojos, esa esperanza a la que te habías aferrado, y entonces llega el dolor. Pero no el dolor que se siente por la tristeza, o por la decepción..es un dolor muchísimo peor. Un dolor que es prácticamente imposible de vencer. Es un dolor que te destroza por dentro, le quita el sentido a la vida (que no a vivir; son cosas muy diferentes).

Sabes que no hay nada que puedas hacer para cambiar cómo te sientes. Sabes que engañarte no va a servir de nada..Porque llega un momento en el que estás demasiado cansado como para seguir aferrándote a esas esperanzas y es, literalmente, como si te tiraran un cubo de agua helada por encima. Duele terriblemente cuando ocurre, y luego no sientes nada.

Estás vacío.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada